Por @pmpalermo

El Tour de France 2016 ya forma parte de los libros de historia, pero con las imagenes todavía frescas, es oportuno atender un tema que aún invade los foros ciclistas en las últimas horas debido a que marcó la carrera: ¿qué le pasó a Nairo Quintana?

AFP

AFP

El pobre rendimiento del colombiano fue sumamente llamativo, no por el resultado -brillante para cualquiera de los mortales- sino por las formas y comparado a lo que enseñó en sus dos participaciones anteriores. Nairo jamás había mostrado un gesto tan doliente como el de julio de 2016, incluso con el maillot abierto en ocasiones y el rostro desencajado a medida que se sucedían las jornadas y el sueño amarillo se caía a pedazos.

En ese marco, fueron apareciendo diversas especulaciones respecto a lo acontecido con el escarabajo y se habló desde su corta edad a una mala preparación, pasando por una alergia que él mismo afirmó padecer y que nunca fue certificada como tal por los médicos de Movistar.

Por ese motivo, desde ciclismointernacional.com nos abocamos de lleno a la tarea de revelar uno de los mayores misterios del deporte pedal en los últimos años, apoyándonos en la sabiduría y experiencia de diferentes expertos en la materia y de un director deportivo de contrastada trayectoria.

¿Influyó la edad?

Si bien hay una teoría que marca la plenitud del ciclista entre los 27 y los 32 años, tampoco es una verdad absoluta, porque en una carrera deportiva influyen muchos factores. Tantos, que la historia está llena de excepciones que casi serían una norma en si mismos.

Por ejemplo, Jan Ullrich, Jacques Anquetil y Bernard Hinault se coronaron en Paris a los 23 años, mientras que Eddy Merckx y Alberto Contador hicieron lo propio con 24. Por contrapartida, Miguel Indurain (27), Pedro Delgado (28) o el mismo Chris Froome (29), alcanzaron su primer campeonato dentro de los límites fijados como la madurez ciclística, en tanto que Carlos Sastre (33) ya la había superado.

Eso sí, Anquetil, Merckx y Hinault ganaron el Tour en el año de su debut, mientras que Nairo ya lleva tres participaciones en las piernas y deberá aguardar, al menos, una edición más. Pero dicha cuestión no convence a Chema Arguedas, afamado preparador físico español especializado en ciclismo. “Citan unos ejemplos de ciclistas que, además de sus aptitudes físicas, destacaban por su actitud ganadora. Al igual que Contador o en el caso de Froome. Aptitud sin actitud no va a ningún sitio”, afirma rotundamente.

“Tenemos ejemplos claros en este Tour”, sigue Arguedas. “El primer zarpazo fue en la etapa en que Froome atacó bajando en el último puerto de la jornada y sacó unos preciosos segundos a Quintana. Previamente había hecho en la cima de cada puerto, la simulación de que esprintaba para coger puntos en montaña. Sin embargo, estaba preparando el que sería el ataque en la última bajada donde no pensaba parar. Jugó con la psicología del resto”, pondera.

“O la etapa en donde se asoció con el viento y Peter Sagan, para cortar el pelotón y sacar un tiempo precioso. Ese tipo de actitud e iniciativa es la que le falta a Nairo. Aparte de si fue lo apropiado o no, ¿Nairo hubiese corrido como lo hizo Froome?”, concluye, en línea con algunos análisis que, desde esta misma redacción, realizamos alguna vez.

Distinta la mirada de Joxean Fernández “Matxin”, mánager y técnico vasco de extensa trayectoria y fuertes vínculos con Colombia. “Las comparaciones normalmente son malas cuando alguien sale perdiendo, pero la edad es importante porque es normal que haya un inicio de madurez deportiva. No siempre cuando se gana de joven significa que lo hagas siendo más maduro y allí está el ejemplo de Cunego, que ganó temprano el Giro (NdR: a los 22 años) y madurando no siguió la proyección deportiva que apuntaba”.

En la misma dirección habla un experto entrenador colombiano que prefirió permanecer anónimo para evitar problemas en su patria, donde está prohibido criticar al ídolo. “La edad no influyó, él está en el pico de su rendimiento. Debería estar a su favor”, dice con conocimiento cercano de causa. “El problema fue otro, de preparación”, añade.

Andrew Hood, periodista con 21 ediciones del Tour de France sobre sus hombros, tampoco cree que la edad del colombiano haya tenido relevancia. “Desde mi punta de vista, su edad no tenía nada que ver con su resultado… al contrario, mostró una gran firmeza y madurez para manejar la situación, y mantener sus opciones de podio a pesar de los problemas”, opina.

¿Fallos en la preparación?

“Nairo llegó muy fino, muy en forma a Route du Sud. Aquí en Colombia ya estaba muy fuerte y gente cercana le aconsejó que levantara el pie, pero él siguió porque se sentía a tope, mejor que nunca”, revela el anónimo técnico colombiano.

“Se exhibió en Route, pero en la primera semana del Tour empezó a ir para abajo. Seguro que si le hacían una analítica allí, hubieran saltado los indicadores de fatiga”, continúa el especialista, compatriota de la estrella de Movistar con vínculos muy estrechos a la familia del boyacense.

“No creo en las alergias. Nairo se ha entrenado por condiciones siempre. Tiene tantas aptitudes que haga lo que haga le sirve, pero para ganar un Tour ahora, debe usar más números, entrenar por vatios, hilar muy fino, como sí lo hace Froome”, asevera nuestro informante. Desde esta web, tocamos el  tema en el Tour 2013 cuando hablamos  del triunfo de la inconsciencia de Quintana sobre la tecnología de SKY, pero claro, en ese entonces, el 2° lugar sabía a gloria para un debutante como él, que puso contra las cuerdas al keniata atacando de lejos.

Con amplio bagaje sobre el escalador cafetero, el misterioso preparador comparte más opiniones. “Nairo es muy de sensaciones, Froome es más científico. Los números deben ayudar a escuchar el cuerpo. Estoy de acuerdo en algo con Quintana, y es que no debió atacar en la primera semana, porque ya iba en retroceso físico y sus indicadores hubieran sido peores. Se guardó para la 3° semana, pero no para atacar, sino para no retroceder más en la general”, reflexiona.

Al mando de diversas escuadras por casi dos décadas, “Matxin” disiente, porque piensa que Quintana no falló en su planificación. “La preparación normalmente se mira cuando no se cumplen los objetivos, pero también hay que respetar y valorar que el resto de rivales saben hacer y trabajar duro para conseguir sus metas. No creo que sea la preparación el problema”, apunta.

“No demostró un nivel superior a Froome en todo el Tour, la alergia te afecta algún día, no todos, así que no creo en eso. Simplemente, Froome fue mejor. No fue Nairo el que perdió, fue Froome el que ganó. No hay excusas”, señala el vizcaíno, quien atesora pasos detrás del volante de Saunier Duval o Lampre.

“Creo que estando ambos al 100%, Nairo no es superior ahora mismo. Quizás, cuando Nairo tenga más madurez y Froome empiece su declive, las cosas cambien”, aventura el de Basauri, quien dirigió alguna vez a “Purito” Rodríguez o cimentó el título de Juanjo Cobo en la Vuelta 2011.

Arguedas va un poco más allá, y hasta desliza que Quintana podría no ser un ´Hombre-Tour´. “La preparación puede ser la ideal, y de hecho, si no estoy equivocado, ha conseguido mejores resultados antes del Tour. Pero por las condiciones atléticas de Nairo y las características del recorrido, no las considero las más idóneas para la ronda gala. Desde mi punto de vista, es más válido para el Giro, donde se ascienden puertos más exigentes o explosivos y en jornadas que se adaptan más a sus características”, analiza.

“Personalmente no le daba como favorito compitiendo contra un Froome que prepara específicamente el Tour y un Sky donde los gregarios son ganadores natos cuando les das libertad de movimiento”, apostilla, aunque es benévolo con la evalución del resultado final. “Hubiese sido un “fracaso” haberse quedado fuera del podio”.

Hood es más pragmático y su mirada se enfoca más en las virtudes de Sky. “Es difícil opinar porque no sabemos qué hizo Quintana en su preparación, pero la altura de Colombia debería haberle dado un margen sobre los demás. Yo me quedo con la sensación que Sky está encima de todo el pelotón en cuanto al nivel de la preparación y entrenamiento”.

“Fue un Tour extraño”, continúa. “No hemos visto al Nairo que todos conocemos y, cuando no levantó la cabeza en Arcalis o se quedó atrás en el Ventoux, ya era obvio que no iba a ser su Tour. Pero es un reflejo de su calidad y las expectativas que genera, que un 3° lugar está visto como una decepción. Para la mayoría del pelotón sería un gran logro llegar al podio del Tour. ¡Si tercero es un mal Tour, pues, no está nada mal!”, completa.

Una línea semejante de pensamiento sigue Benito Urraburu, periodista del Diario Vasco que lleva 33 ediciones consecutivas presente en la Grande Boucle. “El mejor Nairo que yo he visto es el del Tour 2013. De todas formas, no estando bien y sin poder salir a los ataques ¡ha sido 3°!. Sigue siendo, si está bien, el mayor rival que puede tener Froome”.

“Movistar ha tenido problemas de caídas y de baja forma de algunos corredores. Ese equipo vale más que lo que ha mostrado en el Tour. ¿Por que ha estado mal Nairo? No lo sé. Parecía enfermo, sin fuerza, pero para mí es un grande. Sólo un Contador sublime sería mejor que él en montaña dentro de un ciclismo en el ya no hay escaladores”, precisa el experimentado Urraburu.

“Froome ha sido el mejor… sin Contador y con un Quintana muy lejos de su nivel. El de Sky está, a día de hoy, por encima de ellos”, zanja nuestro colega, de quien puede decirse que lo ha visto todo.

Presión

Con 44 jornadas vestido de amarillo en su trayectoria, Froome está habituado a convivir con las exigencias propias del líder, es decir, compromisos constantes con la prensa, menos descanso, y también la hostilidad de algunos imbéciles, que llegaron a agredirlo lanzándole orina en 2015.

Llegados a este punto, “Matxín” se encarga de explayar un factor clave en el deporte y su peso sobre el colombiano. “Cuando alguien sale con un objetivo que es ganar, todo lo que no sea la meta marcada, se hace poco. Con todo Colombia esperando lo mejor, el eslogan del #sueñoamarillo le ha pesado mucho, demasiado diría yo”.

“La presión lo afectó, porque tener que ganar significa que salen 200 ciclistas y sólo uno logrará el objetivo y 199 perderán. Desde luego que no es fácil, pero esa mochila de que sólo vale el #sueñoamarillo fue clave. Estoy convencido que, para el año que viene, cambia ese eslogan, que pesa demasiado”, insiste el cazatalentos de Etixx.

Para Arguedas, no fue tanto la presión sino su falta de ´instinto asesino´. “Más que la presión de su país, creo que le han superado determinados acontecimientos o momentos en carrera. Ha dependido demasiado de Valverde. De hecho, uno de los principios del entrenamiento es el de la Unidad funcional, en donde todo el organismo funciona como un conjunto. Si la cabeza no funciona, las piernas no van. Nairo es un excelente corredor pero le falta esa actitud que, por ejemplo, tienen Froome, Contador o Nibali”, opina.

Y completa el panorama en sintonía con “Matxín”. “Froome será poco ortodoxo a la hora de ir sobre la bicicleta o al realizar sus ataques. Pero desde mi punto de vista, es un gran profesional con dotes para ser un ganador nato. Tiene carácter de líder. Además de contar con un equipo, medios y presupuesto que les hace cuidar el más mínimo detalle (material, nutrición, entrenamiento). Ahorra hasta el último vatio”, sentencia.

El disenso enriquece, y Hood pone su cuota al considerar que el de Movistar no tuvo inconvenientes con el apartado en cuestión. “Creo que Quintana maneja muy bien las presiones de los medios y del público. Es de esos a los que la presión los ayuda, les da alas. Sus problemas fueron otros”.

“¿La alergia? Si la tuvo no puedo imaginar cómo corrió en bici. A mí me ataca cada verano y me cuesta ir al bar a tomar vino”, bromea el hombre de Velonews.

Conclusiones:

Al margen de los análisis por nosotros realizados en el pasado, queríamos ofrecer a los lectores otra mirada y, a los más escépticos, la palabra autorizada de gente involucrada en el medio ciclista desde muchísimo antes de la aparición de Nairo Quintana.

Los mismos coinciden en que, alergia o no, la misma no fue preponderante en el desarrollo de las acciones, dominadas por Chris Froome de principio a fin del evento. Además, todos concordaron, en mayor o menor medida, que la edad del tunjano no influyó en nada, como se quiso instalar desde determinados sectores parcializados.

Para uno fue la presión, para otro mala preparación, para un tercero la supremacía de Sky y para otro, falta de actitud. Lo cierto es que para ganar una grande hay que gestionar esos factores del mejor modo y en una misma dirección, porque si una pata de la silla falla, la misma queda endeble.

Eso sucedió en Francia y Froome, quien tambaleó en 2015, no cometió ninguna equivocación, haciendo parecer su victoria como una tarea fácil.

Según los expertos consultados, Nairo deberá modernizarse para equiparar el -aparentemente- intratable ciclismo científico de Sky, y también quitarse los compromisos publicitarios de encima, porque generan expectativas que, con el paso de las campañas, se transforman en una bola de nieve cada día más grande.

En lo que al carácter refiere, es difícil de modificar. Cada persona es de una forma y hay cualidades que se tienen o no. En este ejemplo puntual, el de Cómbita echa en falta un poco de rebeldía, aunque también eso respondería a cuestiones socioculturales.

Así lo explica nuestro redactor colombiano, César Herrera. “Los colombianos somos una sociedad patriarcal (así hayamos sido criados por mujeres) con una educación sustentada en la obediencia al padre, a los mayores y acatamiento de órdenes del patrón. Es sabido que esto es bastante reforzado en los conservadores boyacenses. Pedirle a Nairo rebeldía contra las instrucciones es pedirle que vaya contra lo que es”.

En definitiva, Quintana es como es, cometió algunas equivocaciones y, fundamentalmente, se topó con la versión más agraciada que se recuerde de Froome y Sky. Adicionalmente, la carrera perdió tempranamente a un revulsivo como Alberto Contador, dejando toda la responsabilidad sobre el escalador de Movistar, en los papeles, el único capaz de oponer resistencia a la marea negra.

Y su 3° lugar en las condiciones que lo logró son evidencia de eso, porque aún desmoronándose, pudo permanecer allí mientras los demás pujaban por subir o bajar un escalón y dentro de sus limitaciones.

Por eso, lo mejor que pueden hacer Quintana, su escuadra y sus fans, es aceptar la derrota como tal y empezar a construir desde la misma, solventando las debilidades y analizando los progresos del campeón, tal como éste hizo con el colombiano hace una temporada, de cara defenderse con garantías en la 3° semana.

Todo lo demás son excusas, y a nadie agrada quienes viven ocultos y justificándose a través de ellas. Tampoco las necesita y, por el bien del espectáculo, ojalá Nairo regrese al Tour pletórico y decidido a controlar la carrera y los rivales, y no que éstos lo dominen a él.

 

Chema Arguedas es Preparador físico, experto en ciclismo y nutrición deportiva. Autor de los libros Planifica tus Pedaladas.

SECCIÓN TOUR DE FRANCE

Pablo Martín Palermo

Copyright © 2016 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved



Related news

Deshaies musique horaires sncb
Lobethal accommodation south australia
Alter ego lyrics clique girlz true
Presentazione marchio moda operandi
Matthew shirvington inquest staffing
Fatima cerqueira alvimar
Bodehouse antiques birkenhead college
Fiadas de sacos de moda
Angulos y casinos directores de orquesta
Launceston accommodation stayz gold